lunes, 23 de marzo de 2009

La Crisis no afecta a todos, ni a todos por igual

Hace tiempo que venimos escuchando las mentiras que nos dicen desde arriba, que no hay inflación, que no hay despidos, y hasta nos dijeron que no había crisis. Pero nos es fácil desmentirlas con las duras realidades cotidianas, con ir al supermercado, con los aumentos de luz y transportes, y con los miles de nuevos desocupados.

Para colmo cuando aceptan que hay crisis, nos dicen que la estamos sufriendo todos, que nos afecta a todos. Nos dicen que esta crisis la sufrimos todos los argentinos, empresarios, obreros, empleados, docentes, especuladores, cuando en realidad nos están pidiendo que los de abajo paguemos los platos rotos del capitalismo que nos usa y explota. Cuando la producción aumenta y la economía va bien, la empresa se queda con las ganancias y nosotros recibimos las gotas que se caen de su copa, pero cuando hay crisis, somos los trabajadores que tenemos que cubrir las perdidas con nuestros puestos de trabajo. Mientras que nosotros nos jugamos el mango para comprar el pan, los empresarios se van a tener que conformar con ganar en vez miles de millones de dólares... un poco menos.

El Estado nos pide, no podía ser de otra manera, que nos ajustemos, que en esta crisis nadie se salva. Mentira. El Estado salva a sus compañeros de clase, salva a las empresas subsidiadas con nuestra plata, salvan a los deudores extranjeros, a los bancos, a las industrias que se declaran en quiebra porque se quedaron con la plata y que despiden a los obreros. Es el mismo Estado el que avala y paga parte de las indemnizaciones, en vez de no permitir los despidos. Todo sea por la santa economía, es decir por el capitalismo.

Esto no es invención de los Kirchner, pasa en todo el mundo. Justo cuando decían que los Estados estaban desapareciendo, que no intervenían en la economía, salen con más fuerza que nunca a salvar el capitalismo. Intervienen o no según las necesidades de los patrones. Los Estados están como garantes del capitalismo, no de los derechos del pueblo como nos han hecho creer.

Que a todos nos afecta, no tiene sentido protestar. “Si no hay, no hay” dice Macri. “Ni piso, ni techo”, dice la burocracia sindical. No hay piso para la explotación, no hay techo para la tajada de los burócratas. Los medios un día no hablan de despidos, pero sabemos que son más cada día los miles de trabajadores desocupados, otro día nos infunden el miedo de quedar sin trabajo. Si somos uno de los pocos “privilegiados” que conservamos nuestro puesto, mejor quedarnos callados, aunque nos bajen el sueldo.


¿Solución a la crisis?


Entendemos que el problema es el capitalismo en si, y no una crisis, o un gobierno a cambiar. Pero ante este panorama resulta irreal y absurdo pedir la nacionalización de los recursos, o pedir al Estado que lleve medidas progresivas al socialismo. Pues, por un lado, es el Estado quien con sus policías y militares, con sus sistemas punteriles y sus leyes ahoga las luchas, siempre favorecerá a las élites. No podemos confiar en el Estado para llevar a cabo estas medidas en la actual correlación de fuerzas, sin analizar su factibilidad cuando se esta jugando el pan diario.

Como también es absurdo proclamar que el capitalismo se cae por más poderosa que sea la crisis. El sistema no se cae, se derriba. Nadie nos va a regalar nada, tenemos que arrancárselos con la lucha.

Los sectores reformistas, que creen que puede existir un “capitalismo bueno” acusan que la solución es el control del Estado sobre el capital, reduciendo el papel del pueblo trabajador a un simple reclamo a nuestro supuestos “representantes”. Además de no considerar, que en la historia el capital se ha dado ya antes regulaciones cuando le convenía para sus ganancias y se las ha quitado de encima cuando dejaron de convenirle.

El Estado no es sino un complemento de las patronales y el capital financiero. El único garante de los interese del pueblo, es el pueblo mismo, organizado y en la calle, no algunos representantes que hagan las concesiones necesarias según sus intereses.


¿Qué hacemos como estudiantes y trabajadores?


Los estudiantes que ya sufrimos como trabajadores (reduciendo así nuestras posibilidades de educarnos) también sufrimos en el ámbito educativo ser los patos de la boda, aunque aquí el gobierno se jacta de no haber bajado el presupuesto. Claro, un presupuesto que nunca alcanzo para dar un aumento al mísero salario de los docentes, si es que se les pagaba, un presupuesto que no alcanza para dar becas de fotocopias, materiales y viáticos para acercar a los trabajadores a los ámbitos educativos, que no alcanza para edificios en condiciones para estudiar, sin baños, techos que se caen, o donde llueve mas adentro que afuera.

Consideramos que el cambio no es posible realizarlo a través del Estado, sino por medio de la organización de los trabajadores y por la vía revolucionaria. Esto no implica que no vayamos por mejoras parciales, sino que éstas vayan dirigidas a una transformación de fondo. Es necesario pedir más presupuesto, pero debemos conocer y poder decidir a dónde va, para qué se usa esa plata, sino solo irá a engordar los proyectos de los decanos. Tampoco pedimos más plata para poder estudiar tranquilos, sino que debemos discutir a quién sirve la educación universitaria, para qué nos forma y sobre todo quién accede a esta. No pedimos mas presupuesto para sostener esta educación que forma a los futuros patrones y tecnócratas, sino para destruir la educación de dominación y construir una educación libertaria.

Los estudiantes y docentes como trabajadores debemos organizarnos y luchar codo a codo con otros sectores que luchan por las mismas reivindicaciones, por sus puestos de trabajo, mejoras de las condiciones en las que se trabaja y por el fin de la precarización.


Nadie luchará por nosotros, ni “vanguardias” ni “representantes”: para ganar nuestros derechos debemos vencer la inacción y el miedo, el único derecho que tenemos los oprimidos es aquél que somos capaces de defender en la calle.



Presentación de la Tendencia Anarquista en Educación

En la Tendencia Anarquista en Educación nos agrupamos estudiantes y docentes libertarios que hace tiempo venimos militando en diversos espacios dentro del ámbito educativo. Nos proponemos, desde el anarquismo, realizar la crítica al sistema educativo y a su rol dentro del capitalismo, así como impulsar la organización de estudiantes y docentes en base a principios libertarios.

Creemos que el movimiento estudiantil, hoy débil y desmovilizado, debe construirse en la calle, encontrarse en la lucha, uniendo sus reclamos y reivindicaciones con el conjunto de los trabajadores, los oprimidos y explotados por este sistema, para así ir avanzando hacia una transformación social de fondo, una revolución que de paso a la libertad y la igualdad.

El sistema educativo en el que estamos inmersos no es una institución neutra, ni mucho menos ha sido constituido para lograr el bien común. El problema no es educación de mayor calidad (genérica, neutra) sino evitar que el punto de llegada del sujeto que pasa años en el sistema educativo sea el analfabetismo político y la renuncia a un compromiso de clase por un cambio social. Es por esto que es necesario volver a vincular política con educación. La forma de hacer esto, además de la denuncia del carácter del sistema educativo, es el compromiso por la organización gremial docente y estudiantil y la puesta en práctica por parte del docente de una pedagogía crítica. Del mismo modo, es tarea de estudiantes y docentes organizarnos para luchar por la democratización en el acceso, la trasmisión y generación de conocimientos. Como estudiantes debemos intervenir activamente en la definición de lo que estudiamos, lo que producimos y para qué y quién lo hacemos, abandonando así el lugar de autómatas incapaces de cuestionarse su rol o participación. Pero de igual modo siendo conscientes que la trasmisión y generación de conocimientos nunca podrán ser lo que queremos mientras exista el orden social actual.

Por otra parte, vemos que, hoy en día, sólo ciertos sectores sociales acceden a la educación formal, es decir, la que brinda el sistema a través de instituciones estatales y privadas. A la vez, sólo ciertos sectores dentro de los que acceden pueden terminar, por ejemplo, la educación secundaria, y menos aún son los que alcanzan los niveles superiores, como la Universidad. Ante éste estado de cosas, creemos que la lucha dentro del sistema educativo también debe estar dirigida a lograr el acceso real a la educación pública de todos los sectores que hoy se encuentran marginados de la misma. No por las supuestas bondades de la educación de hoy, sino porque, lamentablemente, al usurpar el Estado todos los espacios públicos, es el único lugar donde es posible adquirir las herramientas necesarias para salir a laburar o hacerlo en mejores condiciones. A la vez, buscando socializar los saberes que deberían estar en manos de todos y no en los de una élite intelectual como en la actualidad.

En cuanto a la forma organizativa que nos demos para construir un movimiento estudiantil que sea a la vez herramienta de lucha y participación, creemos que ésta debe permitirnos tomar las decisiones que afectan a los estudiantes, a la vez que traspasar las paredes que se levantan entre las distintas instituciones y los distintos niveles y confluir con las organizaciones que se den en el seno de los trabajadores del ámbito educativo.

Por ello consideramos como principios básicos, la participación horizontal y democrática, con línea política y de acción directa definida en asambleas como máxima instancia de decisión. Así, buscamos la organización de un movimiento estudiantil de izquierda y revolucionario. Propugnamos una organización propia de los estudiantes, que pueda durar en el tiempo, y no sólo para la coyuntura de un conflicto. Que se funde en el principio de la democracia directa y no en el de la delegación o democracia representativa. La organización de los estudiantes debe ser independiente de todo partido político o agrupación, pero en el sentido de que su línea política es decidida por todos los que participan y no es impuesta externamente.

Pero la práctica horizontal por si sola no alcanza para construir una herramienta de lucha. Junto a la autoorganización de los estudiantes debemos realizar la crítica a la manera en que la sociedad y el sistema educativo se encuentran constituidos, permitiendo que algunos pocos exploten y opriman a la mayoría, a los que estamos abajo. A la vez edificando una propuesta de transformación junto a todos los oprimidos y explotados, una revolución de corte libertario que termine con la injusticia social para que nazcan la libertad y la igualdad para todos.

El contenido de esta página esta siendo compartido bajo la licencia “Atribución-No Comercial-Compartir Obras Derivadas Igual 2.5 Argentina” (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/ar/). Se puede copiar, distribuir, exhibir, etc., siempre que se cite la fuente y no sea con fines comerciales. Si se crea una nueva obra a partir de esta, la misma debe ser distribuida bajo una licencia idéntica a ésta.

usuarios online visitas en total