martes, 19 de enero de 2010

No al cierre del turno noche en el Colegio Nacional de Buenos Aires

Como era previsible que pasara, las autoridades intentaron dar un nuevo golpe a los estudiantes a pocos días de finalizar el 2009, en plenas vacaciones. La ofensiva en este caso se lanzó en contra del turno noche. La secretaria académica de la UBA Litwin, planteó que no se abriera el primer año de ese turno alegando cuestiones de seguridad y pedidos de cambio de turno. Por otro lado Gonzalez Gass, si bien se opuso a esta medida, no descartó disolver divisiones a la noche si tuvieran pocos estudiantes. No nos olvidemos que este año el Consejo Superior elegirá un nuevo rector (o rectora), por lo que Gonzalez Gass intentará mantener un perfil bajo, al margen de posibles roces políticos. Sin embargo esto no significa que no siga siendo funcional a los intereses privatistas del Consejo.
Esta tentativa de cerrar el turno noche también se rige por la lógica elitista que siempre mantuvo nuestro colegio. En vez de tener una política inclusiva para aquellos que quieran ingresar, como libros gratis y más clases de apoyo, así como una ampliación de todos los turnos, se hace todo lo contrario. En esa misma línea los precios de los libros son carísimos, no todos pueden pagarlos, y se cierran divisiones en la noche, por lo que el colegio excluye a todo aquel que no pueda pagar los insumos o tenga que laburar mientras estudia. El acceso se limita a un grupo cada vez más reducido y selecto de personas que puede afrontar los costos, o sea aquellos que tienen una posición un poco más acomodada. Esto se condice con la función histórica que tuvo nuestro colegio, es decir formar intelectuales que defiendan los privilegios de la clase dominante. De esta forma se reproduce la división reinante en nuestra sociedad entre aquellos que realizan el trabajo manual (educados en escuelas técnicas por ejemplo) y aquellos que realizan el intelectual. Es necesario luchar por cambiar esta manera de manejar las cosas en el Nacional, en la Universidad y en la educación pública en general para que todo el pueblo tenga acceso y autogestione sus propios establecimientos impartiendo una educación integral, tanto de la parte intelectual como manual. Sin embargo esto seria inutil si no se diera en el marco de una transformación radical de la sociedad en su conjunto.
Por otra parte, las autoridades de la universidad, nuevamente, intentan jugadas para poder sobrevivir el ahogo presupuestario que sufren. En 2009 vinieron con un intento fuerte de venta del campo (sin dudas este año también habrá alguno). En 2010, con un presupuesto para todas las universidades públicas del país 17% menor al del año pasado, es urgente para ellos hacer todo lo posible para que esta falta de fondos recaiga directamente sobre las espaldas de los estudiantes y trabajadores de toda la UBA. Un turno menos significa pagar menos sueldos, tanto de docentes como de no docentes y menos servicios (agua, luz, gas). Este ataque en nuestro colegio forma parte de toda una serie de avances privatizadores, en pos de suplir los baches presupuestarios que provoca el Estado. Algunos ejemplos son la entrada de empresarios al bar del Pelle, el llamado a licitación en su totalidad del estacionamiento de Sociales, y la plata proveniente de la mina Bajo la Alumbrera. En vez de reclamarle al gobierno más fondos para que la universidad no se venga abajo, el Consejo Superior, intenta rebuscárselas con un presupuesto miserable. Y mientras tanto el gobierno quiere cancelar deuda externa por 6000 millones y como si fuera poco entregó y entrega grandes sumas de dinero robado al pueblo a la burguesía para salvar sus empresas de la terrible crisis que ellos mismos generaron. Esto nos demuestra para qué y quién está construida la estructura estatal.
Es por eso que durante todo 2009 hubo una ofensiva contra la organización del movimiento estudiantil, con sanciones para aquellos que salían a luchar para que no pudiéramos responder a estos nuevos ajustes que nos quieren imponer. Lo del año pasado fue una advertencia para que este año nos quedáramos tranquilos y no generásemos problemas. Ya se sabía que este iba a ser un año difícil. Es nuestro deber demostrarles que podemos seguir organizándonos en contra de sus recortes. Que no vamos a dejar que nos pasen por encima, destruyendo cada vez más la educación pública. Exijámosle al Estado más financiamiento, que devuelva la riqueza que le roba al pueblo, en vez de utilizarla para pagar una deuda completamente ilegítima. Que los estudiantes, docentes y no docentes de la universidad, podamos decidir en conjunto a dónde ira a parar ese dinero en base en nuestras necesidades reales. De nada sirve una aumento del presupuesto si sigue estando controlado por un grupo minoritario funcional al Estado y al Capital.

¡POR UN COLEGIO Y UNA UNIVERSIDAD AUTOGESTIONADAS POR EL PUEBLO!
¡DIGÁMOSLE NO A LOS AVANCES PRIVATISTAS Y LA TENTATIVA DE CERRAR EL TURNO NOCHE!
¡AUMENTO Y DECISIÓN SOBRE EL PRESUPUESTO!
El contenido de esta página esta siendo compartido bajo la licencia “Atribución-No Comercial-Compartir Obras Derivadas Igual 2.5 Argentina” (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/ar/). Se puede copiar, distribuir, exhibir, etc., siempre que se cite la fuente y no sea con fines comerciales. Si se crea una nueva obra a partir de esta, la misma debe ser distribuida bajo una licencia idéntica a ésta.

usuarios online visitas en total