viernes, 6 de noviembre de 2009

Difundimos - Política Educativa en la Ciudad de Buenos Aires

Desde la Tendencia Anarquista en Educación difundimos los siguientes artículos:



Carta abierta al Ministro de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Sr. Ministro Mariano Narodowski:

He visto por la calle los carteles que invitan a estudiar en un profesorado, aquellos que dicen: “Aprender a enseñar tu mejor decisión. Inscripción a profesorados”. Y debo reconocer que me causaron sorpresa, ya que siempre sostuve que los Ministros de Educación (no sólo usted) desconocían la realidad de las escuelas y colegios. Pues bien, es una buena observación la hecha por usted (o por algún otro funcionario o por algún espía con contrato del Ministerio de Educación): faltan docentes para nuestros alumnos.

De todas maneras, lamento informarle que los carteles no harán acrecentar la cantidad de inscriptos en los profesorados (siento mucho si usted pensaba lo contrario pero es mi deber informárselo, en especial, porque soy uno de los tantos que financió involuntariamente los carteles que usted mandó a imprimir).

Sin embargo, creo que hay otras medidas que sí pueden hacer que los alumnos se inscriban en los profesorados y que por ahí los publicistas del Gobierno desconocen. Le menciono sólo algunas ideas:

- Podría pensar en aumentar el sueldo de los docentes. Imagínese usted cuánto aumentaría la cantidad de personas que se anotarían para estudiar si supieran que cuando terminen su carrera su sueldo les alcanzará para vivir dignamente.

- ¿Y si construyeran escuelas y jardines para que los niños puedan estudiar y los docentes enseñar en aulas con hasta 20 alumnos? Eso generaría que los docentes podamos atender de manera más adecuada a las problemáticas de los chicos. También sería un buen incentivo que funcionaran gabinetes con profesionales (asistentes sociales, psicopedagogos, psicólogos) para poder ayudar a trabajar, si no todos, algunos de los conflictos de los alumnos. De paso, los docentes estaríamos un poco menos desbordados.

- Ya que su intención es que más alumnos estudien en los profesorados, podría derogar el decreto 1990 que hace que algunos cursos se cierren.

- Sería bueno también mejorar las condiciones edilicias: a pesar de los anuncios para las cámaras de televisión, continúan los problemas de este tipo en muchas escuelas, con los obvios problemas que genera para docentes y alumnos.

- Una buena medida sería que frente a diversas situaciones (como cambios en los planes de estudio, leyes de educación, diseños curriculares, etc.), los docentes pudiéramos participar y tomar decisiones. Eso haría que quienes quieran ser docentes se sientan motivados sabiendo que sus palabras e ideas serán tenidas en cuenta.

- No sé qué tan seguido habla con el Ingeniero Macri, pero imagino que lo hace seguido. Si es así, ¿le podría decir que los agravios, como llamarnos “vagos”, no ayudan a que la gente quiera ser docente?

- Un problema muy serio es el tiempo que tardamos en cobrar: imagínese que tardan 6, 7 u 8 meses en pagarle su salario (no un “premio” de 5 cifras, sino un pobre sueldo docente). ¿Cómo hace para vivir? ¿No cree que eso genera que muchos docentes, a sabiendas de que eso ocurre, busquen otro trabajo en el cual no sólo le pagan más sino que lo hacen en término?

- Si busca convencer a las personas -en especial a los jóvenes- de acercarse a la docencia, podría terminar con el régimen de contratación y asegurar para todos los docentes los derechos y obligaciones que figuran en nuestro Estatuto.

- Muchas veces la situación económica impide el hecho de estudiar en un profesorado ya que las cursadas, pero sobretodo las prácticas, son a contraturno. Esto impide que se pueda estudiar y trabajar. Si su deseo es que muchas personas estudien en los profesorados, podría entregar becas para que los que deseen estudiar puedan hacerlo.

Como notó, la lista es extensa y podría seguir, pero creo que con resolver estos puntos se avanzaría bastante en la estimulación de la profesión docente.

Usted me dirá que no le alcanza la plata y puede tener razón. Pero también es cierto que podría, dado que la falta de docentes genera que haya alumnos sin clases y dado que ese no es el único de los problemas de la educación, esgrimir buenos argumentos para pedirle a la Legislatura que apruebe un aumento en el presupuesto de Educación de la Ciudad.

Por último, y sólo para tranquilizarlo, piense que este trabajo hermoso que es la docencia va a ser, a pesar de todos los problemas, elegido por muchas personas que, pese a todo, ingresarán a los profesorados. Y es elegido por muchos día a día para ejercerlo de manera conciente y responsable, a pesar de las políticas educativas que se llevan a cabo. Y es que al ver a un alumno escribir o preguntar o debatir o abrazarnos nos damos cuenta de lo maravilloso de este trabajo. Y eso, por suerte, no entra en ningún cartel.


Atte.,

S. D.

Maestro de primaria en la Escuela 6 DE 8

Maestro de ciclo (Adultos) en la Escuela 19 DE 19



Carta abierta de la Escuela Nº 20 D.E 14 “República de Honduras”

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 26 de octubre de 2009

Es de público conocimiento que las políticas económicas y educativas de las últimas décadas han tendido a debilitar y destruir el carácter público e igualitario de nuestra educación, y a las redes sociales que a través de ella se forjaban. Pero la última gestión que gobierna la Ciudad de Bs. As., encabezada por el Ing. Mauricio Macri y el Prof. Mariano Narodowski, se ha caracterizado por desmantelar abierta y cínicamente el ámbito social, cultural y educativo de la Ciudad.

La desinformación propagandística del Gobierno de la Ciudad difundida por los medios de comunicación masiva, construye una opinión pública adversa a la realidad de las escuelas ya que la mayoría de la gente desconoce que las carencias de la escuela van más allá del conflicto salarial docente.

Ustedes al ser parte de este gran Nosotros que es la Escuela Pública, están en conocimiento de algunos causantes que hacen inadmisible el trabajo cotidiano en nuestras instituciones, sin embargo la vergonzosa situación de nuestra querida Escuela “República de Honduras” exige que alcemos la palabra y nos manifestemos públicamente:

- En el mes de marzo una fuerte lluvia nos permitió ver que en el aula de sexto grado se producían filtraciones desde la terraza. Los docentes y alumnos que allí trabajaban pasaron a ocupar el espacio destinado a Informática. Desde ese entonces el aula de sexto está clausurada

- La lluvia del sábado 19 de setiembre, dejó en evidencia la insostenible situación edilicia de nuestra escuela. El agua comenzó a filtrar por los techos de la sala de informática. La misma quedó clausurada por lo que sexto grado se mudó definitivamente a la biblioteca.

A partir de ese momento todos los alumnos se han quedado sin los espacios de computación y biblioteca.

- El comedor escolar y el aula de cuarto grado también poseen grietas en el techo por donde se filtra el agua. Aún no fueron clausurados…

- Desde abril del 2008 se encuentra inhabilitado el servicio de gas. La calefacción pasó a depender exclusivamente de la energía solar. Es el segundo invierno que hemos pasado a la deriva de las temperaturas invernales.

- La instalación eléctrica está sobrecargada y no soporta mayor tensión, lo cual genera cortes y bajas de tensión en algunos sectores del edificio, imposibilitando a la vez calefaccionar eléctricamente.

- Desde comienzos del año 2008 nuestra escuela no cuenta con casera, por no estar en condiciones de ser habitado el espacio destinado a este servicio. Tampoco contamos con personal de seguridad que pueda cumplir esta función.

Defendemos la Escuela Pública y ratificamos nuestra posición a través de esta carta, de la misma manera no podemos dejar de preguntarnos:

¿Qué pasa con el subsidio por mantenimiento que reciben las Asociaciones Cooperadores? ¿Por qué la nuestra no lo recibe hace dos años?

¿Por qué el gobierno de la Ciudad aumenta año tras año los subsidios a las escuelas privadas? ¿Los intereses de quién defienden?

¿Será igual el tipo de educación que reciben todos los chicos en la Ciudad? ¿Qué funcionario del Estado elige las Escuelas Públicas para educar a sus hijos?

¿Es digno el estado de los edificios escolares? ¿Cambiarían estos dos años de trabajo en sus oficinas del ministerio o la jefatura de gobierno, por las aulas de nuestra escuela?

Cuando el ministro de educación de la Ciudad habla de “calidad educativa”, ¿a qué tipo de escuelas se refiere? ¿Escuelas sin gas, con aulas clausuradas? ¿Sin sala de informática, sin biblioteca?

Cuando el ministro de educación de la Ciudad habla de “oferta educativa”, ¿estará considerando a la educación como una mercancía?

Vemos en esta situación actual el deterioro del derecho inalienable a la educación que tienen nuestros niños. Exigimos que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cumpla su rol indelegable de garantizar las condiciones educativas de todos nuestros alumnos sin distinción exclusiva.

A través de estas palabras los convocamos a buscar juntos caminos para defender nuestra Escuela Pública.


Comunidad educativa de la Escuela 20 DE 14
El contenido de esta página esta siendo compartido bajo la licencia “Atribución-No Comercial-Compartir Obras Derivadas Igual 2.5 Argentina” (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/ar/). Se puede copiar, distribuir, exhibir, etc., siempre que se cite la fuente y no sea con fines comerciales. Si se crea una nueva obra a partir de esta, la misma debe ser distribuida bajo una licencia idéntica a ésta.

usuarios online visitas en total